domingo, 31 de enero de 2010

SENDERO CIRCULAR GRAZALEMA, ENDRINAL, PTO. BOYAR, GRAZALEMA
31 de Enero de 2010
DISTANCIA: 6 Km. Circular                       
Tiempo: 4 Horas.
Ni que decir tiene que ha sido una ruta genial. Quien vea algunas fotos de las que expondremos, podrá pensar que la hemos visto ya, pero no es así esta ruta coincide tan solo en el inicio y tramo final con otras que ya hemos realizado, insisto solo en el inicio y final.
Y tiene la sorpresa de poder contemplar el “Nacimiento” del río Guadalete, pero eso será al final de nuestra ruta.
Con un día un poco nuboso nos dirigimos a Grazalema, (población con una altitud de 845 mts. que da nombre a todo el Parque Natural,) son las 9,30, un poquillo tarde pero hoy a más de uno le cuesta levantarse, pero no importa vamos bien de tiempo. Llevamos muchos días programando este sendero en casa y unas veces por el mal tiempo, otras por la preparación física, otras por los resfriados no hemos podido realizarla, pero hay ganas, diría que muchas ganas. ESTAMOS ENTUSIASMADOS.
Nada más empezar junto al camping, las primeras rampas nos obligan a desprendernos de ropa de abrigo, pero en cuanto caminamos bajo la sombra otra vez guantes y bufandas, hace fresquito, pero no nos importa vamos genial.
Ascenderemos por un camino pedregoso dejando a la derecha el Peñón Grande, con unas vistas imponentes, el atractivo paisajístico de esta ruta la hacen de las señoriales, recordar que hace poco estuvimos aquí con mucha nieve, hoy prados verdes y árboles limpios nos sorprende en todo el trayecto divisamos El Reloj 1.535 mts, El Simancón 1.564 mts., Los Yedrales 1.479 mts.
Llegaremos al puerto del Endrinal divisando todo sus llanos desde el singular pozo que sirve de abrevadero y nos permite un descanso para recuperar el aliento.
Parece un elefante, así que le ponemos de nombre “papa elefante”
Vemos senderistas que se dirigen por la parte izquierda de los llanos para otros senderos seguramente alguno de los picos antes mencionado, “otro día lo intentaremos”.
Esto es parte del camino que dejamos atrás las vistas son espectaculares nos parece mentira.
Nosotros estamos muy contentos de intentar realizar esta ruta, y caminando entre rocas y algunos arroyitos llegamos al Pozo de la Presillas, que se utilizaba de antaño para la fabricación de hielo, si, si, si. Curioso pero no por ello menos cierto, hasta aquí mandaban venir los señores y marqueses de entonces a buscar el hielo para refrescar sus “bebidas”.
Enseguida el Puerto de las Presillas y ya nos vemos consiguiendo nuestro propósito de hoy, nos parece mentira la cantidad de no sólo kilómetros sino subidas y bajadas que hemos tenido que realizar para llegar hasta aquí, y todavía nos queda un buen rato, pero de inmediato vemos la Sierra del Pinar y esto nos alienta ante el cansancio, es maravilloso haber tenido la suerte de poder llegar hasta aquí.
Caemos en la cuenta de que estamos cumpliendo cada uno de los objetivos marcados, pues como decíamos la preparación de la ruta es muy importante y lo agradeceremos al final.
Muchas veces son las que nos preguntamos: “¿Y toda esta agua de donde viene?, pues bien ahora empezamos a comprenderlo, llegando al nacimiento una vez mas de otro río esta vez el Guadalete, sin cascadas de agua, sin grandes saltos, sino coqueto, gracioso como el solo vemos las primeras “surgencias” de agua de entre las rocas de este río, es muy bonito ver y comprender todo esto que estamos viviendo.
Y ahora si llegamos al Puerto del Boyar y algo especial nos recorre todo el cuerpo hemos cumplido nuestro propósito hacer esta ruta circular, que en otros momentos nos parecía cosas de gigantes.
Marcharemos paralelos al río viendo como se le van sumando pequeños afluentes y arroyos, por el sendero denominando Los Charcones paramos a comer y enseguida llegaremos al punto de partida, esto merece la pena repetirlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada