domingo, 29 de enero de 2012

SENDERO DE LOS PRESIDIARIOS, RIO DE LA MIEL

DISTANCIA: 13,5 Km. Circular                                                  
Tiempo: 7 horas

Quizás vayamos a realizar en el día de hoy uno de los senderos más ansiados, uno de esos que teníamos muchas ganas de hacer, pero será hoy gracias Al-Sendero, cuando tengamos la oportunidad de lograr uno de nuestros sueños.

Hemos quedado como de costumbre a las siete de la mañana, hace un frío que pela, pero  nada, nada de agua. Nos dirigimos sin demora hasta la Barriada el Cobre en la localidad de Algeciras, calle Maestra María Luisa, donde hay un panel de inicio con explicación del sendero Rio de la Miel.

Aquí es donde comienza hoy nuestra aventura, que voy a tratar de narrar, cosa que se me hace difícil pues ya han pasado más de 15 días que realizamos esta ruta.
El primer tramo coincide con la ruta del Rio mencionado, hasta que llegamos a una “Y”, nosotros tomamos el ramal de la izquierda que es la que nos conducirá a través de “La Senda de Los Presidiarios”. Esto era una ruta de defensa que se mando a construir en la post-guerra Civil entre 1940 a 1945, obra que realizaron los presos republicanos y bandidos de la época.
Una pequeña subida con mucha piedra suelta debido a la erosión de las lluvias y fuerte viento de levante, nos dificulta el caminar pero solo por 1,5 Km.
Una valla metálica nos detiene junto a un gran caserío y nosotros avanzaremos hacia delante buscando una angarilla que nos permite seguir progresando después de cruzar y cerrar la puerta.
Es a partir de ahora cuando vamos subiendo y obtenemos unas magnificas vistas de la Bahía de Algeciras. Veremos algunos carteles informativos que nos cuentan del objeto por el que se realizaban estas construcciones.
A nuestra izquierda vamos dejando la cumbre de la montaña del Algarrobo y nosotros la bordeamos ahora por un camino más llano y siempre obteniendo singulares panorámicas, destaca El Peñón de Gibraltar.
Un poco más adelante llegamos a una zona de Alcornoques con una vegetación más densa, donde el “Presi”, va comentando una y otra planta desde la Jara, hasta el Brezo etc.
Hemos llegado hasta un inconcluso puente donde decidimos hacer el desayuno y reponer fuerzas para lo que nos espera. Las formaciones vegetales son exuberantes y de un verdor fantástico y aunque como decíamos al principio no llueve “na, de na”, tenemos algunos pequeños arroyos en el camino que nos han venido refrescando.

Un cartel de final de Sendero, nos indica que tendríamos que volvernos si no tenemos permiso de la Consejería, pero nosotros después de descansar avanzamos sin temor y estaremos atentos a unas piedras con marcas rojas a nuestra derecha, que son las que debemos seguir para llegar a la cabecera del rio de la Miel.
A partir de aquí mucha atención para no desviarnos del camino estrecho y de poca marca por el que iremos circulando hasta llegar después de unos 2 Km. a una bajada a nuestra derecha entre árboles llenos de Laurisilva y Pulipuli.
Pero mejor disfrutar del entorno esto merece la pena de verdad, es una autentica aventura, una gozada, una maravilla simplemente te traslada a otra época.
Llegamos al rio y tenemos que cruzarlo por unos troncos puestos a propósito, nos ayudaremos unos a otros y así permaneceremos secos, no paramos de tomar fotos de uno y otro lado cualquiera mecere la pena.
Caminamos por el lado derecho del río hasta llegar a cauce de bajada y ojo porque nosotros nos lo pasamos más de un 1 Km. y tuvimos que volvernos, pero encantados, yo hubiera ido hasta el final otra vez.
Ahora por la ladera izquierda hasta la poza “Cola de Caballo”, junto a “Piedras Negras”, y después hasta la más conocida de sus Chorreras, siempre admirando el paisaje y disfrutando, algunas veces agachados, otras saltando, así hasta llegar al Molino donde pararemos a comer son las tres de la tarde y vemos que la ruta se termina, así que con mucha nostalgia después de comer nos encaminamos hasta donde dejamos aparcados los coches.
CARLOS Y PETRA MIEMBROS DEL CLUB AL-SENDERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada