domingo, 15 de mayo de 2011

SENDERO SANTUARIO NTRA. SRA. DE LOS SANTOS

DISTANCIA: 16,5 Km.                       
Tiempo: 5 horas.

En más de una ocasión nos veremos obligados a variar la ruta trazada por diversos motivos, hoy teníamos previsto hacer una ruta lineal desde el Santuario hasta el descansadero pastoril de la Fuente de la Higuera, pero nuestra sorpresa fue que no pudimos cruzar el río del Álamo por su fuerte caudal.

Con nuestros amigos y compañeros del Club Al-Sendero partimos de Chiclana a las siete de la mañana, veintidós socios con dirección al Santuario Ntra. Sra. de los Santos, en la parte izquierda parte la vía pecuaria más importante de la comarca de la Janda “Cañada Real Marchantiega”.

Durante el recorrido veremos pozos, fuentes, descansaderos y construcciones muchas de ellas en estado de “semi-abandono”.

A esta hora de la mañana las vistas son inmejorables y el cantar de las aves y el fresco en la cara, hacen del andar un placer. Rodeando el Santuario podemos observar su antigua muralla de contención, pues no en vano parece ser que esta construido sobre una defensa militar.
Enseguida llegamos a los meandros del río del Álamo a través de encinas, matorrales de lentiscos y poleos entre otros. Las elevaciones alomadas que nos rodean generan un paisaje completamente distinto de las montañas por ejemplo de nuestro Parque de Grazalema.

Una de nuestras sorpresas fue pasar por debajo del viaducto de Tabladas, para a través del Cordel de las Hoyas llegar a nuestro destino.

Pero afortunadamente, el nivel del río desaconsejaba el cruzarlo y después de mirar por el entorno buscando otra posibilidad desistimos de ello, porque se encuentra rodeado de una arcilla pegajosa que hace impracticable el caminar.
Emprendemos la marcha un poco desilusionados en dirección Este, pero nos damos de cara con un pequeño bosquecillo que va generando el río, el aspecto es fantástico, con enredaderas que llegan a lo más alto, nuestra desilusión se va desvaneciendo poco a poco y caminamos algunas veces bastante embarrados hasta llegar a una angarilla.
Preguntamos a un vecino que amablemente nos abre y nos dispone en buen camino, a través de la vereda de Medina información que desconocíamos, nos cruzamos con algún ganado pero no se inquietan ante nuestra presencia numerosa, cruzamos otra angarilla y ahora una amable señora nos ratifica la información.
Vamos disfrutando de árboles, plantas y animales a Lourdes casi se le enreda una vicha en la pierna, pero ni se inmuta. Pasamos por un cercado de caballos y una simpática mula parece que nos saluda gentilmente.
Llegamos al cruce de la carretera comarcal de Alcalá-Medina por la que nos quedan que transitar 4 Km., así que decidimos parar y desayunar para reponer fuerzas, una simpática señora nos ofrece el patio de su casa para que nos encontremos a la sombra, sobradamente agradecidos.
Ahora extremando las precauciones por la dicha carretera nos dirigimos hacia Alcalá, cruzaremos un pequeño puente y pasamos un cruce luego un segundo puente mayor y llegamos hasta la señal de inicio de la Vereda de Barbate.
La estación depuradora a nuestra derecha es indicativo de encontrarnos en el buen camino, pero vamos a tener que quitarnos la botas para cruzar el río Barbate cosa que nuestros pies agradecen por el fresco del agua, dispuestos a la marcha, pasamos por túneles forestales, bellos paisajes y varios cortijos ganaderos.
Después de un camino cómodo y apacible con sauces, chumberas y robles, llegamos al “Cortijo de Barbate”, construcción muy atractiva donde varias cigüeñas anidan, siempre con el río a nuestra izquierda llegaremos hasta el túnel que pasa por debajo de la autovía Jerez-Los Barrios, cruzamos la carretera nacional y llegaremos a la entrada del Santuario.
Visitaremos a la Santísima Virgen donde algunos realizan sus plegarias y dan muestra de su Fe.

Ruta más que fantástica, ya veis sin esperarlo, con cambios de última hora, por cañadas, por veredas, con vacas, con gigantescos pozos, con fango, pero podéis creerlo, más que fantástica.

CARLOS Y PETRA MIEMBROS DE AL-SENDERO

domingo, 8 de mayo de 2011

SENDERO SUBIDA LAS GRAJAS Y LAGARIN
8 DE MAYO DE 2011
DISTANCIA: 9 Km.                       
Tiempo: 5 horas
Hoy en compañía de nuestros amigos y compañeros del Club Al-Sendero de Chiclana, hemos realizado esta magnifica ruta que nos ha llevado hasta el encantador pueblo de El Gastor. Oculto precisamente sobre las dos cotas que hoy vamos a intentar ascender y a 520 metros sobre el nivel del mar. Una jornada inolvidable en tan grata compañía.
A las 7,15 nos dirigimos hasta este singular pueblo de nuestra provincia con aproximadamente 1.900 habitantes, perteneciente muchas de sus tierras al Parque Natural Sierra de Grazalema, sus casas blancas, sus calles estrechas y su arquitectura tradicional andaluza, forma un conjunto de gran belleza que cautiva a todos sus visitantes.
Son las 9 h. en la misma entrada del pueblo nos dirigimos hacia el Área Recreativa La Ladera y una vez aparcados vamos a comenzar una fuerte subida por una pista medio asfaltada, nos llama la atención la gran cantidad de troncos cortados y apilados al borde del camino, cruzamos una cancela y llegaremos a una chopera con una fuente lavadero y una construcción abandonada llamada Cortijo del Postigo, un camino marcado con piedras nos conduce hasta el Dolmen Megalítico del Charcón. Es el dolmen de mayor tamaño de la provincia de Cádiz, con grandes piedras verticales y cubiertas, en no muy buen estado de conservación.
Nos hacemos la fotos de rigor y nos dirigimos a un carril por una zona sin ninguna sombra que nos va a conducir a lo que se conoce como los Retamales este podemos decir que es un collado que une las dos elevaciones que vamos a ascender, pero la pendiente en este tramo nos obligará a tener que parar para aliviarnos en mas de una ocasión. Aunque no se encuentra señalizado lo veremos desde el dolmen.
Una vez llegado a este collado nos podemos acercar para ver por primera vez las aguas turquesas del embalse Zahara-El Gastor, a nuestra espalda Olvera, Montecorto y Torre Alhaquime.
A nuestra izquierda una alambrada nos indica la separación entre Cádiz y Málaga, es la que deberemos seguir, nos encontramos un primer saltadero que obviamos y por una zona de abundante matorral circulamos con precaución hasta encontrar el segundo saltadero, con un mínimo esfuerzo estaremos en la cumbre de Las Grajas (1.042 m).
No deja de llamarnos la atención no solamente las espectaculares vistas sino la forma cuadrada de esta cumbre, totalmente plana y muy extensa donde la exposición a las inclemencias de la lluvia, la nieve, el viento y las temperaturas han originado un paisaje kárstico repleto de rocas afiladas, hemos tenido la suerte de pillar un día fantástico que nos permite disfrutar como niños.
Hemos ido cresteando todo el perímetro no sin peligro pero con mucha precaución la ausencia absoluta de viento facilita el caminar por las afiladas piedra.
Es el momento de buscar alguna sombra y disfrutar del paisaje a la vez que aprovechamos para reponer con alguna fruta y aperitivos, estamos totalmente enfrente de nuestra próxima cumbre, la miramos para intentar averiguar por donde vamos a realizar nuestra aproximación, pero deducimos que no la veremos hasta que no estemos en la base del collado.
Una vez repuestos volvemos al saltadero terminando de rodear todo el perímetro y no nos cansamos de admirar todo el paisaje. Bajaremos un poco hasta situarnos de nuevo en el collado que nos ira permitiendo superar el desnivel.
Pues bien extremando las precauciones comenzamos nuestra subida, el cortado a nuestra izquierda es magnifico, pero no nos podemos permitir un resbalón, está claro que es desaconsejable para días de lluvia, viento o niebla.
Nos lo tomamos con mucha calma parando para asegurar a cada momento, no en vano en algún momento las piernas empiezan a flaquear, pero enseguida divisamos el vértice geodésico y esto nos anima a proseguir para llegar a la cumbre de nuestro segundo objetivo del día, Lagarín (1.067 m.).
Satisfacción plena, estamos muy orgullosos del haber conseguido coronar estas dos cumbres hermanas, que tanta veces habíamos divisado desde otros senderos y que no había dejado de llamarnos la atención.
Quizás no derramamos lágrimas de emoción porque hay mucha gente o porque no podemos de lo cansados que estamos. Podremos ver muchas fotos pero nadie puede imaginar que se siente estando aquí, alegría, felicidad, añoranza de los que ahora no pueden disfrutar con nosotros, pero seguros que tienen que estar contentos de vernos así. 
Es el momento de recrearse Pantano de Zahara-El Gastor, El Torreón, El Pinsapar, El Reloj, El Simancón, El San Cristóbal, Cerro Coros, Algodonales, El Gastor, Olvera, Pruna, Setenil y Sierra Nevada, “si, si”, tendiendo su manto blanco sobre sus laderas, “toma ya”.

Tras un breve descanso tenemos que emprender la bajada, pletóricos de emoción, nos dirigimos a una alambrada que antes habíamos divisado, paralelos a ella por un estrecho sendero nos dirigimos primero entre encinas de pequeño porte después a través de pinos de repoblación, la sombra se agradece muchísimo que junto con el verde y la frondosidad hacen más agradable el caminar, dejamos todos los cruces que nos van apareciendo a derecha o izquierda la bajada es nuestro objetivo hasta el Área Recreativa donde comeremos y descansamos un buen rato para emprender el tercer objetivo del día la Cueva del Hundidero en Montejaque.


CARLOS Y PETRA MIEMBROS DEL CLUB AL-SENDERO
SENDERO CUEVA DEL HUNDIDERO
8 de Mayo de 2011
DISTANCIA: 3 Km.
Tiempo: 2 horas

Aproximadamente a tres kilómetros de Montejaque, en la carretera MA-8403 en dirección al cruce con la A-376, una señal indica el inicio de este sendero.

Esta ruta es relativamente corta pero se nos puede atragantar si no lo hacemos con calma, baja a la Sima del Hundidero, pasando por lo que en tiempos fue la presa de Los Caballeros.

Impresionantes riscos calizos no dejan de asombrarnos a nuestro paso y nos vigilarán hasta la entrada de la cueva.

El embalse, hoy en desuso es otro punto de gran interés de este itinerario.

Comenzamos el camino por un  carril entre retamas. Al llegar a una pronunciada curva a la derecha, divisamos el impresionante cerro de Tavizna, el Cancho de Mures, unas construcciones en ruinas, la Presa de los Caballeros y un pequeño cerro coronado por pinos piñoneros.
Este cerro lo podemos rodear por ambos lados, uno como mirador natural hacia la presa y el otro para bajar.
Al final de la pista se encuentran unos paneles que nos explican en funcionamiento del Sistema Hundidero-Gato y nos muestran la fauna avícola de la zona. Para una vez ilustrados proseguir la marcha por un sendero hasta llegar a la Garganta de los Caballeros.
Pasamos junto la Presa de los Caballeros, a la que esta prohibido el acceso, aunque la portilla esta rota, por lo que es fácil llegar a ella.
Unos escalones construidos y una cuerda a modo de pasamanos nos facilita la bajada y luego en la vuelta, la subida.
Ante nosotros la impresionante cueva del Hundidero con sus mas de 60 metros de altura y 12 de ancho. Delante de ella se encuentra un pozo donde se puede ver el nivel y la circulación del agua
Un cartel de la consejería de Medio Ambiente nos advierte de la prohibición de continuar sin permiso.
La vegetación existente nos recuerda en muchos aspectos a la que pudimos ver en su día en la garganta verde, musgos, enredaderas, higueras silvestres de un porte increíble.
Magnifico colofón para el día de hoy, quizás no podamos transmitir las increíbles sensaciones sentidas en estos momentos así que de verdad animaros a sudar “la gota gorda” en esta subidita que nos queda, el esfuerzo merece la pena.
BREVE HISTORIA DE LA PRESA
“La idea de construir una presa en la zona de Hundidero surge en los primeros años del siglo XX, unos geólogos, como Gavala, están a favor y otros como el portugués Fleury, en contra. La empresa Sevillana de Electricidad decide emprender la dificultosa tarea, para ello contrata una empresa sueca, Sociedad Anónima Sueca de Sondeos en Diamante, con grandes dificultades comienzan los proyectos en 1922, se construyen carreteras, se preparan los terrenos, se contratan técnicos y obreros desde enero de 1.923, el día 12 de octubre de ese año comienza el levantamiento del muro de hormigón de la presa. Los trabajos se hacían durante 24 horas al día, 7 días a la semana en tres turnos de trabajo, de seis de la mañana a dos de la tarde, de 2 a 10 de la noche y de esa hora a seis de la mañana, las grandes dificultades del terreno y diferentes problemas laborales retrasan y encarecen la construcción. El 26 de marzo de 1.924 se termina el muro de la presa.
El gran problema del embalse es que la roca caliza sobre la que está construido presenta gran cantidad de grietas que ocasionan la perdida del agua almacenada, bien pronto se manifestó la inutilidad del embalse, se trató de tapar las fisuras con cemento y asfalto, hasta se intentó impermeabilizar el fondo del embalse con arcilla, nada se consiguió sino gastar más dinero en una obra que ya era faraónica en sus planteamientos. La solución de taponar las surgencias de agua en el interior de la Cueva de Hundidero Gato tan solo permitió abrir una comunicación entre ambas bocas de la cueva que se completo en septiembre de 1.929. Los intentos de impermeabilización continúan de forma intermitente durante los años siguientes, la llegada de la Guerra Civil marca el fin de la ilusión de retener el agua en el Embalse”.
CARLOS Y PETRA MIEMBROS DEL CLUB AL-SENDERO