sábado, 8 de octubre de 2011

SENDERO COLADA DE LA COSTA TARIFA ALGECIRAS

DISTANCIA: 19 Km. Ida y vuelta      Tiempo: 6 horas
Hoy  hemos  salido  de  casa  a las 9 y después de recorrer 90 Km. llegamos a Tarifa, aparcamos detrás del Castillo de  Guzmán  El  Bueno  donde  un  panel informativo nos informa del sendero.
Todo el recorrido es paralelo a la línea de playa pero una bruma de levante nos impide ver la costa de África, aunque lo espectacular son las calas que nos vamos encontrando formando autenticas piscinas naturales de muy difícil acceso.
El recorrido esta bastante bien marcado, tendremos que cruzar algunos arroyos hoy en día secos que se dirigen al mar, imagino que no se encontrará impedimento alguno para hacerlo incluso en invierno.
Vemos numerosos Bunkers en todo el trayecto algunos en muy buen estado de conservación, estas estructuras fortificadas fueron construidas durante y después de la guerra de 1936.
Es sorprendente contemplar los surcos originados en las rocas en algunas calas y en otras como se han acumulados los guijarros  formando playitas de piedras.
Por dos ocasiones hemos tenido que pasar por un pastizal de ganado vacuno donde los terneros se pegan a sus madres. También circulamos por muchos cauces secos de arroyos.

El recorrido es muy ameno, pero debemos tener cuidado en un pequeño tramo estrecho que deberemos evitar por riesgo de caída, así que cuando lo veamos subiremos un poco, también algunas veces bajaremos hasta la misma orilla y podremos contemplar la degradación del litoral, todo un espectáculo.
Llegados a una antigua construcción en ruinas, posiblemente fuera acuartelamiento de la Guardia Civil, descansamos y observamos todo el litoral, esta es también una zona de avistamiento de cetáceos, numerosos barcos pasan para un lado y otro algunos de enorme tamaño.
Continuamos con nuestra marcha y ya divisamos la torre del Guadalmesí, pero no dejamos de sorprendernos viendo cada una de las calas es muy espectacular merece la pena el esfuerzo.

Encontramos a nuestra izquierda la entrada de algunos senderos que serán de inspeccionar en otro momento, mientras caminamos por un carril terrizo dirección a la torre, dos pequeñas subidas y estamos en el observatorio ornitológico.
Junto a esta espectacular atalaya también encontramos edificaciones de acuartelamientos en estado ruinosos, podemos contar que la construcción de esta torre se realizó en el año 1588, en la misma desembocadura del río Guadalmesí, aquí venían los barcos enemigos a tomar agua porque era el único punto donde se podían abastecer en verano, de esta forma se alertaba de la presencia de enemigos.
Bueno decidimos resguardarnos en el mirador para poder comer ya que el fuerte viento de levante no nos deja ni hablar en algunos momentos, nuestros bocatas de tortilla son devorados, Lourdes además con sus patatas fritas y Petra con su tortillita de régimen.
Emprendemos el regreso por el mismo camino y ahora las vistas son iguales y diferentes, los contraluz nos dan nuevas sensaciones y más fotografías, paramos en una cala de redondas piedras para refrescarnos y sin perdida de tiempo llegamos a Tarifa. Creo que merece la pena volver.
CARLOS Y PETRA MIEMBROS DEL CLUB AL-SENDERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada