domingo, 26 de septiembre de 2010


SENDERO VEREDA UBRIQUE ASOMADILLAS RIO HOZGARGANTA
26 de Septiembre 2010
DISTANCIA: 12 Km.
Tiempo: 5 horas

Nos ha parecido apropiado unir dos rutas en una, nos parecía que realizar solo la del río Hozgarganta después de recorrer tantos kilómetros para llegar hasta Jimena nos podía saber a poco.
Y sin lugar a dudas hemos acertado, iniciamos nuestra marcha ascendiendo por la Vereda de Ubrique, dicen que el antiguo camino de Sevilla, se encuentra junto al Camping Los Alcornocales, nosotros hemos aparcado en el pueblo con la idea de terminar viendo sus calles esperamos que no se nos atraganten la cuestas.
El empedrado de la vereda transita entre acebuches y lentiscos hasta una pista forestal, perfectamente marcada, en cuyo cruce encontramos un panel informativo y la señal de dirección hacia Ubrique con 9,30 horas de duración, curioso, nosotros nos dirigimos hacia la izquierda buscando el Mirador de las Asomadillas.
Un precioso bosque de pino piñonero nos acompaña, las vistas son estupendas, vemos una casa a la derecha que pasamos sin molestar, aunque el ladrido de los  perros delata nuestra presencia.
Una vez llegamos al mirador descansamos y reponemos con alguna fruta, algunos repechos han costado lo suyo, pero sin dudarlo, esto merece la pena, ver desde aquí arriba el color verde es impresionante, ver como se juntas las laderas para formar esta garganta por donde transita el río es impresionante, ver estas formaciones calizas erosionadas por el paso del tiempo es impresionante.
Ahora con mucho cuidado cruzaremos al otro lado de la carretera iremos descendiendo a través del pinar hacia el río Hozgarganta, una vereda a nuestra izquierda nos llevará hasta la puertecilla de entrada del río y panel informativo.
Este río de tan solo 35 Km. de longitud nace en la Sauceda bajo el monte Aljibe, lugar emblemático del Parque de los Alcornocales, es afluente del Guadiaro, forma un interesante ecosistema durante su recorrido de ahí la importancia de visitarlo, aunque durante el verano se pierde gran parte de su caudal, se mantienen enormes charcas que sirven de sustento a la fauna local. Cruzaremos el río en dos ocasiones y en algún momento sube desviándonos del cauce natural, para más tarde regresar a la orilla.
Ahora vemos la vereda de subida al pueblo si diéramos por finalizado nuestro recorrido, arriba el Castillo de Jimena, pero nosotros seguimos enlazando con el marcado sendero del rio.
Es el momento de parar para comer, alguna sombra y agua para refrescarnos nos aliviaran después de haber caminado durante cinco horas por tan bellos lugares.
Numerosos obstáculos rocosos con escalones esculpidos, nos van a ayudar a salvar el desnivel, esta es la huella de cientos de años, cientos de lugareños transportando sus moliendas desde el pueblo hasta los antiguos molinos de los que veremos sus ruinas, con sus Quejigos, Algarrobos, Eucaliptos, Naranjos, Limoneros.
Caminando aguas abajo nos encontraremos con el Canal de la Real Fábrica de Artillería, construida ingeniosamente para trasladar el agua que movería los fuelles del Alto Horno de la Real Fábrica, donde se fabricaba la artillería necesaria desde 1.780 para las contiendas bélicas, el canal termina y por una estrecha vereda nos dirige al pueblo, por sus estrechas calles pero sobre todo “empinadas calles”, un día más hemos logrado el objetivo que nos habíamos propuesto con la dificultad de unir dos senderos en uno, la experiencia ha sido muy gratificante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada